Prevención de una trombosis venosa profunda después de una operación

Los días y semanas después de su operación, usted corre el máximo riesgo de que le dé una trombosis venosa profunda (TVP). Esta afección se produce cuando se forma un coágulo de sangre o trombo en una vena profunda, a menudo en la pierna. Pero una TVP puede aparecer en un brazo o en otra vena profunda del cuerpo. Un fragmento del coágulo, llamado émbolo, puede desprenderse y circular hasta los pulmones. Un coágulo sanguíneo en los pulmones es un émbolo pulmonar (EP). Puede cortar la circulación de sangre a los pulmones y convertirse en una emergencia médica con riesgo de muerte.

Los proveedores de atención médica usan el término tromboembolia venosa ("VTE", por sus siglas en inglés) para describir tanto la DVT como la PE. Usan la palabra tromboembolia venosa porque las dos afecciones están íntimamente relacionadas. al igual que su prevención y tratamiento. 

Paciente en cama de hospital utilizando mangas de compresión secuencial en las piernas.

Prevención en el hospital o en otros centros de salud

Por lo general, su proveedor de atención médica le indicará uno o más de los tratamientos siguientes para prevenir los coágulos de sangre:

  • Anticoagulantes. Estos medicamentos previenen la formación de coágulos de sangre. Se administran por vía oral, mediante una inyección o por vía intravenosa. Los anticoagulantes más comunes son la warfarina y la heparina. También es posible que se utilicen anticoagulantes más nuevos, tales como rivaroxabán, apixabán, dabigatrán y enoxaparina. En ocasiones, puede que su proveedor de atención médica no le dé un medicamento anticoagulante. Es importante que su proveedor de atención médica converse con usted sobre los riesgos y los beneficios, y los deje documentados. 

  • Medias de compresión Estas medias elásticas se usan ajustadas alrededor de las piernas. La presión que ejercen hace que la sangre siga circulando hacia el corazón. Evitan que la sangre se estanque en las piernas y pueda formar coágulos. Cuando empiece a ponérselas, es posible que las medias le resulten incómodas, pero después de un tiempo se acostumbrará a tenerlas puestas. 

  • Ejercicios Unos sencillos ejercicios mientras esté en la cama o sentado en una silla le ayudarán a prevenir los coágulos de sangre. Mueva los pies en círculos o de arriba abajo 10 veces por hora para mejorar su circulación.

  • Levantarse y caminar (deambulación) En cuanto usted pueda caminar después de la operación, el personal de enfermería le ayudará a salir de la cama. La movilización mejora la circulación y ayuda a prevenir los coágulos de sangre.

  • Dispositivos de compresión secuencial o compresión neumática intermitente. Alrededor de las piernas o los pies, se enrollan unas fundas (manguitos) especiales, conectadas mediante unos tubos de aire a una bomba eléctrica que las infla y desinfla. Esta acción ejerce una presión suave que fomenta la circulación y previene la formación de coágulos de sangre. Quítese las fundas para no tropezar o caer mientras camina, como cuando se levanta para ir al baño o para ducharse. Si necesita ayuda para sacar las fundas, pida ayuda.

La prevención en su hogar

Está haciendo un ejercicio de rotación del pie.
Los ejercicios de los tobillos pueden ayudar a que la sangre fluya en las venas.

Sigue siendo posible que le dé una trombosis de vena profunda después de que usted regrese a casa. Siga todas las instrucciones específicas que le haya dado su proveedor de atención médica. A continuación, se presentan algunas pautas generales para prevenir la TVP: 

  • Anticoagulantes Si le recetaron un anticoagulante, siga todas las indicaciones para tomarlo. Asegúrese de saber qué alimentos y otros medicamentos pueden interactuar con su anticoagulante. Además, pregúntele a su proveedor de atención médica lo que debe hacer si se le olvida tomar una dosis.

  • Medias de compresión Su proveedor de atención médica le indicará con qué frecuencia debe ponerse y quitarse las medias. Siga estas instrucciones al pie de la letra. Cada vez que se quite las medias, revísese las piernas y los pies en busca de manchas rojas o úlceras. Si ve algún cambio, llame a su proveedor de atención médica inmediatamente.

  • El regreso a su vida activa Siga todas las instrucciones que le hayan dado sobre el regreso a las actividades. Haga tanta actividad como pueda Esto mejora la circulación y ayuda a prevenir que se forme un coágulo. Cuando esté en la cama o se siente en una silla, siga haciendo los ejercicios para los tobillos que aprendió en el hospital.

  • Dispositivos de compresión secuencial o compresión neumática intermitente. En algunos casos, se puede recomendar el uso de este dispositivo en el hogar. Si lo usa, siga cuidadosamente todas las instrucciones que le haya dado su proveedor de atención médica. Le dirán con qué frecuencia y por cuánto tiempo deberá usar el dispositivo. Recuerde quitarse las fundas antes de pararse y caminar.

Cuándo buscar ayuda

Usted puede tener signos o síntomas de un coágulo de sangre. O puede tener signos o síntomas de sangrado debido a los anticoagulantes.

Llame al 911 si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho.

  • Falta de aire.

  • Frecuencia cardíaca acelerada.

  • Sudoración excesiva.

  • Desmayo.

  • Tos (puede ser con sangre).

  • Sangrado profuso o descontrolado.

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene algo de lo siguiente:

  • Dolor, hinchazón o enrojecimiento en la pierna, el brazo u otra área.

  • Sangre en la orina o las heces.

  • Heces muy oscuras o parecidas al alquitrán.

  • Vómito con sangre.

  • Sangrado de la nariz.

  • Sangrado de las encías.

  • Una cortada que no deja de sangrar.

  • Sangrado vaginal.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.